Las mascarillas y la nueva normalidad

Al comienzo de 2020, nadie estaba preparado para una pandemia. Casi todos teníamos grandes planes, objetivos que cumplir y ocasiones que celebrar este año. Pero en los últimos meses, millones de personas se han visto afectadas por el confinamiento en todo el mundo. El coronavirus es el principal tema de conversación en el día a día, y ha cambiado nuestra forma de comprar, hacer deporte y socializar, entre muchas otras actividades. Ahora comienzan a levantarse las restricciones y nos encontramos frente a la próxima fase de la pandemia: la nueva normalidad. Para personas del mundo entero eso significa que las mascarillas son obligatorias en contextos sociales.

A muchos nos resulta extraño asumir la nueva normalidad de las mascarillas. La mayoría no las habíamos llevado antes. Personalmente, no me apetecía mucho tener una colección de mascarillas desechables. Pero sí me gustaba la idea de tener una reutilizable, así que cuando BUFF® lanzó su último diseño me alegré muchísimo. ¡Me encanta la marca! Como redactora de BUFF®, he tenido la oportunidad de probar sus nuevas mascarillas y, sinceramente, me encantan por varios motivos.

Son más ecológicas que las mascarillas desechables

Es fácil dejar el medioambiente en segundo plano durante la pandemia. Sin embargo, las mascarillas desechables se van a convertir en un gran problema medioambiental cuando esto acabe. Para mí, la sostenibilidad y el respeto al medioambiente son temas muy importantes. Las mascarillas BUFF® son reutilizables, lo cual es un buen comienzo. Además, están hechas con materiales reciclados. Si eres como yo y quieres actuar lo mejor que puedas durante esta pandemia sin contribuir a causar un desastre medioambiental, te encantará esta mascarilla.

¡Las mascarillas BUFF® son comodísimas!

En vez de llevar unas tiras elásticas finas alrededor de las orejas, estos modelos se sujetan a la cabeza y en torno al cuello, lo que resulta mucho más cómodo. Al ponerte la mascarilla, las tiras se estiran y se ajustan, por lo que se adaptan al tamaño de la cabeza sin resbalar. Además, no hay puntos de presión ni hacen daño en las orejas, por lo que estoy mucho más cómodo mientras trabajo, saco a pasear al perro o hago la compra. La verdad es que podría llevarla todo el día sin sentir presión. Llevar una mascarilla cómoda es como llevar vaqueros que te sienten bien. No deja marcas en la cara ni en la cabeza y, ahora que la nueva normalidad requiere que llevemos mascarillas, es fantástico contar con una tan cómoda que te olvidas de que la llevas puesta.

Photo Credit: Janey Brechin @lilwanderluststories

No tengo que preocuparme de nada cuando voy al supermercado

Las tiendas son uno de los lugares donde se recomienda, e incluso se exige, el uso de mascarillas. Son lugares donde es muy probable que estemos en contacto con desconocidos o con personas mayores que necesitan protección, pero que también tienen que hacer la compra. Ahora que tengo mi mascarilla, la llevo encima en todo momento y puedo colocármela en un instante antes de ponerme a la cola del supermercado. La consideración hacia los demás es una de las principales razones de que las mascarillas formen parte de la nueva normalidad: sirven para proteger a otras personas más vulnerables que nosotros.

Photo Credit: Janey Brechin @lilwanderluststories

Estas mascarillas te permiten respirar cómodamente

Si en invierno te tapas la nariz y la boca con una bufanda, no pasarás frío, pero será difícil respirar. Además, pasas calor y sudas, ¿a que sí? Es de lo más desagradable. Ahora imagínate llevar una bufanda en verano. Menudo rollo, ¿no? Esa es la sensación que tenía cuando llevaba mascarillas desechables antes de probar la de BUFF®. Ahora que he probado las mascarillas de BUFF®, no pienso volver a cambiar: hacen mi vida mucho más fácil, pasado un rato casi no noto que la llevo, no tengo que quitármela y no sudo ni paso calor en la barbilla. Así que, cuando saco a pasear al perro y fuera hace 25 grados o cuando salgo a correr por el campo puedo respirar con normalidad.

Son perfectas si llevas una vida activa o pasas mucho tiempo al aire libre

Me encanta el trail running, hacer senderismo, explorar mi ciudad y, en general, pasar tiempo al aire libre. Me preguntaba si me seguiría encantando hacer todas esas cosas cuando tuviera que hacerlas con mascarilla. Fue un cambio extraño, pero, sinceramente, te acostumbras. Como ya he dicho, la mascarilla es muy cómoda, te deja respirar, y cuando corres, paseas al perro o haces senderismo, eso es lo único que necesitas. Durante los meses de cuarentena he tenido que poner en pausa gran parte de mi vida activa. Ahora, con mi mascarilla BUFF®, que está diseñada para gente como yo, puedo retomar la vida al aire libre que tanto me gusta.

Photo Credit: Janey Brechin @lilwanderluststories

Qué tranquilos estaríamos si todos lleváramos mascarillas. Vamos a tardar un tiempo en acostumbrarnos a esta nueva normalidad, pero la verdad es que para mí llevar la mascarilla BUFF® ya es la normalidad. Llevarla me facilita la vida, y no tengo que preocuparme de nada cuando voy a la compra, paseo al perro o veo a mis amigos o mi familia. Ahora que empiezan a levantarse las restricciones, la mascarilla BUFF® me ha devuelto partes de mi vida a las que había tenido que renunciar. BUFF® ha creado una mascarilla increíble para ayudarnos a vivir nuestra vida al máximo, y creo que lo han conseguido. Dale la bienvenida a la nueva normalidad y a las mascarillas, y vuelve a vivir la vida al máximo.

Descubre más sobre las nuevas mascarillas de BUFF® aquí. ¿Ya tienes la tuya?